Opinión | El poder de los medios

mauro sanchez el poder de los mediosPara hacerle frente a la infamia, debemos impulsar medios de comunicación que no le teman a informar con la verdad, que asuman posturas rotundas contra la mentira. En síntesis, estamos presenciando el poder de los medios.

Por: Mauro Saúl Sánchez.

En medio de una profunda crisis que atraviesa el mundo entero a causa de la propagación del virus Covid-19, convirtiendo en una pandemia de riesgo universal y con un acelerado crecimiento en los contagios alrededor del globo, utilizar el poder de la comunicación no estaría de más para quienes han ejercido el poder por décadas.

Es evidente el caso que presenciamos en Colombia con el uso constante de estrategias comunicativas que se enfocan a crear patrones de pensamiento, desviando la atención en temas de primer orden y urgentes de resolver. Unos de los ejemplos son los escándalos que deberían estar derrumbando la clase política tradicional (confesión de Aida Merlano, Ñeñe Hernández, Caya Daza, entre otros), pero, por el contrario, están pasando a ser sepultados en cementerios del olvido; conductas mediáticas en la que ya los colombianos nos hemos acostumbrado.

Es el poder de los grandes medios, dirigidos a crear patrones de conducta y pensamiento, y como arma fundamental de influencia, lo que está utilizando hoy Donald Trump para lanzar su nueva ofensiva contra el gobierno de Nicolás Maduro, en Venezuela. No es un secreto para nadie que  la posición geográfica y las ventajas geopolíticas que ofrece Venezuela, además de su riqueza en el petróleo, son apetecidas por las grandes potencias mundiales. Esa importancia manifiesta se expresa y se fortalece en la lucha por el poder económico que libran las grandes potencias mundiales alrededor de un nuevo escenario de imperialismo en el globo: El caso de China, Rusia y Estados Unidos.

Es entonces importante recordar aquella máxima del ministro de propaganda, Paul Joseph Goebbels​​, en plena Segunda Guerra Mundial: "Una mentira mil veces dicha es una verdad aceptada por todos". Y esta afirmación resume la estrategia utilizada hoy por los poderosos del mundo: mentir y crear verdades inamovibles o lo que algunos han querido resumir con el neologismo de ‘posverdad’. Esa es la realidad que vive hoy Venezuela con un nuevo ataque desde la Casa Blanca.

Sin ruborizarse, Trump desvía la atención mundial por el fracaso en sus políticas de salud para combatir la pandemia que amenaza la humanidad, y que hoy eleva a más de 130.000 contagiados por el Covid-19. Es de esperar que más ataques vengan, pero manipular con dinero y con mentiras la construcción de un país en democracia es sin dudas la mayor canallada presenciada en la historia del mundo después del infame bloqueo económico, social y político al cual ha sido víctima la República de Cuba.

En Colombia, para hacerle frente a la infamia, debemos impulsar medios de comunicación que no le teman a informar con la verdad, que asuman posturas rotundas contra la mentira y que se animen a convertirse en obstáculos a la corrupción de nos toca y nos carcome. Ese es el camino si queremos construir un país con justicia social. En síntesis, estamos presenciando el poder de los medios.

banner