Opinión | Están sacrificando a la clase trabajadora

sacrificando clase trabajadora opinionEn esta crisis, es la clase trabajadora la que menos tiene que cargar todo el peso del problema, pues además de que es la que está poniendo el grueso de los contagios y de los muertos, ahora quieren desmejorar más su salario, su ya desmejorada calidad de vida.

Por: Alexander Molina Guzmán

Si el Covid-19 no nos hubiera obligado a confinarnos otro gallo cantaría, pues nuestra vida económica, bien o mal llevada, estuviera trascurriendo normalmente. Eso no quiere decir, que aceptemos gobiernos abiertamente plutocráticos y deshumanos como el actual. No. La sociedad tiene que cambiar de gobierno, elegir gobiernos que en verdad sean para la gente y más humanos.

Sí, la vida económica se afectó y, de hecho, la vida misma. Porque este virus nos obligó a proteger la vida en sí misma para no contagiarnos y no morir por sus efectos, pero también nos dimos cuenta que sin vida económica no es posible vivir; es decir, no podemos vivir sin un entorno económico que se mueva, que lo movamos. Por eso, desde la economía primitiva hasta la actual economía de mercado el hombre ha tenido que coger un producto, procesarlo, transformarlo o intercambiarlo para satisfacer necesidades; ha tenido que mover un entorno económico para subsistir, para vivir.

Y lo que mueve la actual economía de mercado, la de la oferta y la demanda, no son los empresarios en sí mismos, ni las empresas en sí mismas. No. Es la necesidad de consumir para satisfacer necesidades lo que mueve la economía; son los consumidores en masa, los que hacen que ella se mueva. Y es la gran masa de la clase trabajadora formal e informal la que mueve la economía, valga la redundancia, como trabajadores y como consumidores. Por eso en tiempo de crisis de vida y de crisis económica como la que ha generado el Covid-19, es a la clase trabajadora la que se debe incentivar y proteger para que la economía se mueva y se mantenga activa. Por eso, fue a la clase trabajadora de la construcción y de la manufactura la que se envió a laborar, a riesgo incluso de contagiarse, para que comenzaran a mover la economía en su doble condición de trabajadores y consumidores.

Lo que no pude ser, es que para “proteger a la clase trabajadora” de los efectos económicos que nos trajo el Covid-19 sea la misma clase trabajadora la que tenga que ser sacrificada. Y un ejemplo de esa grosería, de sacrificar a esa clase trabajadora, es lo que propone  Germán Vargas Lleras al decir que hay que reducir salarios, suspender convenciones colectivas, pagar un salario mínimo por horas, flexibilizar horarios de trabajo y hacer turnos nocturnos, dominicales y festivos sin recargos; también, suspender cesantías y sus intereses, suspender subsidios de transporte para teletrabajadores y sus dotaciones; así, como flexibilizar los costos de los despidos laborales. (https://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/german-vargas-lleras/llego-la-quincena-columna-de-german-vargas-lleras-491034). Es toda una arremetida contra la clase trabajadora de este país, es un verdadero atraco, es tratarlos como parias y como esclavos.

En esta crisis, es la clase trabajadora la que menos tiene que cargar todo el peso del problema, pues además de que es la que está poniendo el grueso de los contagios y de los muertos, ahora quieren desmejorar más su salario, su ya desmejorada calidad de vida ¡Increíble! Lo sensato sería que se incremente el impuesto al patrimonio de capitales superiores a mil millones de pesos; que se revelen los dineros escondidos en paraísos fiscales de la plutocracia de este país, los ingresen al país y paguen los impuestos correspondientes; que se les exija a los banqueros de este país donar un buen porcentaje de sus billonarias utilidades. Y que todo ese dinero vaya sin intermediación a financiar las obligaciones de pequeñas y medianas empresas para proteger a esa clase trabajadora que es la que ayuda a generar en gran parte toda esa fortuna.

No existe el derecho fundamental a ser rico o pobre, pero tampoco existe el derecho de la plutocracia a empobrecer a la clase trabajadora utilizando su posición dominante. Porque claramente Vargas Lleras hace parte de la clase plutocrática de este país, como lo es Sarmiento Angulo, que se han enriquecido porque al tener una posición económica y política dominante controlan al Estado para que los gobiernos de turno gestione las políticas laborales y de contratación su favor, y determine las condiciones laborales y de vida de los demás protegiendo sus intereses, lo intereses de esa plutocracia. Prácticamente, esa plutocracia, esa clase social dominante, está decidiendo quién debe ser rico y quién debe ser pobre; quién debe vivir o quién debe morir en este país. ¿Es eso justo?

banner