Editorial | De virus fantasmas y otras coronas mediáticas

editorial coronavirus neivaNo coman cuento, en Colombia el hambre, la violencia y la desigualdad social dejan más muertos que cualquier virus fantasma y su corona mediática.

Editorial 180 Grados

Aunque la alarma mediática ya nos vendió la pandemia creada por los gringos para dominar el mundo con el miedo, el Coronavirus, que según Caracol Noticias ya visita Neiva, afectará muy poco a la salud mundial. La intención del desarrollo de este virus no fue la de matar gente (bueno, quizás también, como forma de prueba de armas químicas) sino la de volver a concentrar el poder económico en las grandes manos.

Había que detener de alguna forma el crecimiento económico de China y su monopolio sobre la industria mundial. Nada mejor que una estrategia de disuasión masiva y bloqueo de todo lo que provenga de China, sean personas o productos. O ¿alguien está importando productos chinos o incluso visitando sus restaurantes estos días? Y así va a seguir por un rato hasta que la economía china comience a caer de rodillas. En ese momento se termina el virus.

El gran monstruo chino que todo lo puede ya no lo podrá todo. Descentralización de la producción como consecuencia natural y florecimiento de economías hoy llamadas emergentes: Bangladesh, Vietnam, Cambodia, Laos, entre otros. Para hacer todo lo que hasta hace 5 minutos hacían los chinos, que dentro de pocos años volverán a estar de rodillas ante las grandes potencias.

Suben el dólar, el euro y la libra esterlina. Las importaciones chinas se harán cada vez menos atractivas porque deberán esta vez competir con mercados emergentes. Aparte, las divisas son el mejor refugio cuando caen las acciones. Como consecuencia natural de ello servirán de ancla para inversores y especuladores como bienes de valor seguro ante el desplome de bolsas y de miles (o millones) de pequeñas compañías. O sea, controlar a la competencia, anularla y destruirla. Y absorberla a un costo ínfimo. Negocio redondo.

El Brexit dejaría a la UE al desnudo, al borde de la bancarrota. Europa no se puede permitir el lujo de que sus industrias quiebren y sus mercados colapsen. Hay que detener a China a cualquier precio. Pues penas se decidió el Brexit, enseguida empezó el Coronavirus. Las grandes compañías aéreas se asocian a la conveniencia de la psicosis. Debido a la psicosis, la gente dejará de viajar. Las low cost no podrán sobrevivir a la crisis y caerán, quebrarán o se venderán por centavos. ¿A quiénes? Adivinaste: a las grandes compañías. La industria turística, hoy la segunda industria en volumen de dinero a nivel mundial.

Por lo pronto, la paranoia de los ciudadanos continúa en aumento y los dos ancianos que son señalados de estar contagiados en Neiva con el virus fantasma, les servirán de conejillo de indias a los oportunistas que saben hacer negocio con el miedo y el dolor ajeno. No coman cuento, en Colombia el hambre, la violencia y la desigualdad social dejan más muertos que cualquier virus fantasma y su corona mediática.

banner