Emma es ese rostro donde encontré mi territorio

Cuerpo, territorio e identidad son tres conceptos claves en la obra “El cuerpo en la geografía de una memoria” del pintor huilense Carlos Calderón Torres. La exposición apoyada por el Instituto de Cultura, Recreación y Deporte de Pitalito está abierta al público hasta el 20 de septiembre en el Centro Cultural del Municipio.

Hugo Mauricio Fernández
180 Grados, Pitalito

Las minuciosas líneas del rostro de Emma conmoverán a quienes visiten la exposición, “El cuerpo en la geografía de una memoria”, en el centro cultural de Pitalito. Sus enormes rostros, más allá de la intención figurativa, nos describen la relación entre el hombre, la memoria y su entorno. Una reflexión necesaria desde el arte en este momento de olvido que soporta el país. Una obra extraordinaria que encarna, como el propio artista lo afirma, “la percepción subjetiva de mi espacio, lo que permite encontrarme, representar y reconstruir mi memoria, lo que soy como sujeto en interacción con el entorno. Por eso, Emma es ese rostro donde encontré mi territorio”.emma por pintor huilense carlos calderon torres

Cuerpo, territorio e identidad son tres conceptos claves en la obra del pintor huilense Carlos Calderón Torres.

Volver al origen

Para Carlos el encuentro con Emma fue su regreso al origen. Su trabajo de indagación a través de la pintura y el dibujo halló su derrotero en las zanjas de ese rostro cuarteado por los años. Ocurrió en Popayán mientras realizaba su trabajo de tesis para obtener el título de maestro en artes plásticas de la Universidad del Cauca. Su adolescencia arraigada en el Valle de Laboyos hizo que el choque con la ciudad blanca acrecentara su búsqueda interior. Todavía las imágenes que trazaba no tenían la certeza de su actual cartografía. Un entramado de líneas que se fue cristalizando a medida que componía como quien ordena un rompecabezas de imágenes indefinidas.

Aunque Carlos ya había hecho un trabajo con ancianos de Suaza de quienes realizó varios retratos por tratarse de personajes del municipio que son baluartes de la memoria y las tradiciones, estos saberes no colmaban su exploración estética. Pero un día al encontrar las manos y el rostro de Emma tuvo un momento de revelación. Las arrugas de ese cuerpo derruido que delataba el paso implacable del tiempo fue el hilo conductor al laberinto. Ese rostro evocaba el de su padre, con quien solo tuvo un momento de conciliación poco antes de su muerte. Desde entonces se dedicó a fotografiar a Emma en contra de su voluntad y a dibujarla en bocetos donde estudió detalles de su cuerpo como las manos y los ojos.emma por pintor huilense carlos calderon torres 7

Sus enormes rostros, más allá de la intención figurativa, nos describen la relación entre el hombre, la memoria y su entorno.

Conciencia y realidad

El hallazgo de Emma no sólo fue el curso para acrecentar la conciencia de Carlos en cuanto a su regreso a la infancia por el recuerdo de su padre, la relación del cuerpo con el espacio-tiempo y la carencia de su paisaje nativo. Pues en las arrugas pacientes de Emma, también está el dolor de la tierra, las huellas del miedo y la desolación de las madres que perdieron sus hijos en la guerra, las hijas y las hermanas violadas y masacradas por el odio y la intolerancia. Los surcos de un territorio maltratado pero resistente. La geografía de un país donde el bien parece que no quiere germinar, pero en el que un débil brillo anuncia la esperanza.

El encuentro con esta obra de considerables dimensiones físicas y artísticas nos interpela emocionalmente. Al contemplar ese mapa de dunas desérticas en las facciones de Emma reconocemos no sólo los colores y matices de nuestros paisajes, sino la memoria de las luchas en que las mujeres han sido las protagonistas. La resistencia de las mujeres defensoras del territorio, las campesinas, las indígenas, las guerrilleras, las intelectuales, las científicas, las artesanas, las líderes sociales y tantas otras que desde sus saberes aportan a la construcción de distintas visiones y confianzas.emma por pintor huilense carlos calderon torres 6

Una reflexión necesaria desde el arte en este momento de amnesia que soporta el país.

Cuerpo, geografía y memoria

La pintura de Emma, como explica Carlos Calderón, “enfrenta al espectador a una forma alternativa de considerar la espacialidad, el territorio y la subjetividad, pues yo me construyo a partir del otro y por eso lo que refleja Emma es la otredad, porque el otro también soy yo. Sin embargo nuestra intención no es racional sino llegar a la emoción. Que el cuadro logre estremecer al espectador y lo interrogue sobre su propia identidad. De eso se trata El cuerpo en la geografía de una memoria”.

Sobre el evento que apoya la Administración Municipal, Jorge Eliecer Cruz, Director del Instituto de Cultura, Recreación y Deporte de Pitalito, afirmó: “Con esta exposición del maestro Carlos Calderón, reafirmamos nuestro respaldo a los artistas laboyanos que tienen mucho por mostrar de nuestro talento a Colombia y el mundo, pues tenemos entendido que este mes de septiembre también van a estar sus obras en el Museo de Arte Contemporáneo de Bogotá con Proyecto Tesis donde participan los grandes y sabemos que sus obras irán a otros países debido a su excelente trabajo pictórico y su enorme calidad humana”.


emma por pintor huilense carlos calderon torres 3

Destacados

“La exposición de pintura El cuerpo en la geografía de una memoria del artista Carlos Calderón Torres estará hasta el 20 de septiembre en Pitalito”.

“Nuestra intención es llegar a la emoción. Que el cuadro logre estremecer al espectador y lo interrogue sobre su propia identidad. De eso se trata Emma”.

 

 

180 Grados TV

banner